Encuentra la Ruta perfecta para ti

Una guía fotográfica para que disfrutes de nuestras rectas.

En Rioseco se toma la VA-913 y ya tenemos prácticamente una gran recta con algún sube-baja hasta Belmonte de Campos. Podemos disfrutar del paisaje ondulado y los campos violetas de la alfalfa en flor. Antes de Belmonte pasaremos por Villanueva de San Mancio donde seguro que nos sorprenderá la torre de su iglesia, de forma octogonal. Entre Villanueva y Belmonte pasamos a la provincia de Palencia y seguimos por la P-913. Continuamos por una tremenda recta de 13,5 Km que llega hasta Villarramiel, aunque por el medio atravesaremos Castil de Vela tras pasar por encima del Canal de Castilla en su ramal de Campos.

Después de visitar la Villa peletera hay que salir unos pocos kilómetros a la carretera nacional que une Palencia con León por Vecilla de Valderaduey, la N-610, hasta Villafrades de Campos. Tomamos el desvío a la VA-920 para llegar Gatón de Campos, atravesarlo y seguir todo recto, Villabruz de Campos y Tamariz de Campos. Antes de llegar a la N-601, muy cerca ya de Rioseco, podemos desviarnos por un camino que señala unas esclusas del canal de Castilla, un bonito paraje con la enorme ruina de su antigua fábrica de harinas. Al lado podemos también echar un vistazo a la laguna de Tamariz.

Villanueva de San Mancio:

Lo que más destaca (ya de lejos, antes de llegar) es la iglesia de Santa María, con su torre octogonal, lo que quedó del desaparecido monasterio de los monjes benedictinos, alrededor del cual se formó el pueblo. Hay dos alojamientos en este pequeño pueblo: “la posada del Canal” y “la Casa del Corro”, el centro cultural para tomarte algo.

Belmonte de Campos:

Su espectacular Torre es lo que queda del antiguo Castillo. Una maravilla la mires por donde la mires. Está en un teso en la parte más alta del pueblo y a su alrededor está lleno de bodegas. El pueblo está lleno de preciosas ruinas, de piedra y barro, recuerdos que se resisten a ser borrados de la historia.

También es destacable la iglesia de San Pedro, del S.XVIII, con una torre de piedra y un curioso adosado a medio construir (no está derruido!) que iba a ser la capilla funeraria de la familia de los Manuel, los dueños del Castillo.

Castil de Vela:

Tiene una hermosa iglesia (como todos los pueblos de la zona) que data del S. XVII, levantada en ladrillo y tapial, la iglesia de San Miguel Arcángel, con varios retablos que van desde el S. XV al S. XVIII. Ermita de San Andrés en el antiguo despoblado medieval Villalinvierno, una propiedad privada en la actualidad, no se puede visitar. También queda algún resto del castillo medieval (parte de la muralla) y preciosos restos de palomares alrededor del pueblo.

Villarramiel:

Interesante pueblo que, además de dos iglesias y una ermita, lo más curioso que tiene es su tradición de ganado equino: por un lado está la famosa cecina de caballo de Villarramiel y por otro la otrora importante industria del curtido de pieles. Se sabe que ya en el s. XVI existían curtidores en Villarramiel, y este pueblo era conocido por sus pergaminos de cuero y sus baldeses. Además, su situación en el centro de Tierra de Campos, comarca que entonces contaba con una abundante industria ganadera, le permitía surtirse con facilidad de materias primas. Están preparando un museo de la piel y el curtido en el antiguo matadero.

http://villarramiel.es/

Villafrades de Campos:

Hoy el pueblo esconde como elemento arquitectónico más llamativo su iglesia del siglo XVI que venera a San Juan Evangelista. Dentro podremos admirar un pequeño museo parroquial donde lo más significativo son las numerosas obras del genial escultor Alejo de Bahía. Típico pueblo terracampino rodeado de increíbles palomares de barro.

Gatón de Campos:

Situado en una llanura, en ellas estuvo emplazada la mansión romana de Tela. El lugar perteneció al Monasterio de las Huelgas de Burgos. La iglesia parroquial de San Pedro es un edificio gótico- mudéjar del s.XV y XVI construido en ladrillo. Su torre está construida en piedra al estilo de los Reyes Católicos.

Debido a los posibles saqueos, sus dos tallas más importantes, el Ecce Homo de Alejo de Bahía y la Virgen de las Nieves, obra del siglo XIV, son guardadas durante la época invernal en la ciudad de Valladolid. El resto del pueblo, aún conserva el sabor añejo de los siglos e incitan a un tranquilo y sereno paseo donde cada rincón y cada calle nos sorprenderán.

Villabaruz de Campos:

Villabaruz de Campos es el siguiente pueblo de la Ribera del Sequillo hacia el norte. Aquí el entusiasmo de sus gentes ha permitido crear un lugar acogedor y tranquilo en torno a una plaza que es la antesala de su iglesia. Un bonito, aunque breve paseo, nos conduce al Palacio del Rey moro Baruz (que dio nombre al pueblo), del que sólo se ha conservado su arco de entrada.

Tamariz de Campos:

Merecen ser destacadas dentro del conjunto urbano, las dos iglesias, aunque la de San Juan sólo conserva su portada renacentista el siglo XVI. Del resto, sólo queda su retablo que hoy se puede contemplar en la catedral de Santander. La otra iglesia, San Pedro, gótica del siglo XVII construida sobre otra anterior románica, de la que se conserva la portada del siglo XII, su bóveda de arista en la nave central y las de cañón de lunetos en las laterales, sin olvidar sus retablos barrocos y dos cruces procesionales. Para finalizar este pequeño paseo por esta localidad, lo mejor es descubrir por uno mismo, los restos de un antiguo edificio gótico con techumbre de madera y portada apuntada al que llaman «El Palacio», o los placeres que nos puede proporcionar un recorrido por el Canal de Castilla.