• El presidente de la Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León, ‘Vitartis’, destacó en su Asamblea General la aportación que realiza la industria agroalimentaria al bienestar, al mantenimiento de la población y al progreso social y económico de Castilla y León, muy especialmente en el medio rural

Prácticamente la mitad de las industrias alimentarias asociadas a ‘Vitartis’ tienen su sede en localidades con menos de 5.000 habitantes y emplean a 3.150 personas, según informó el presidente de la Asociación, Pedro Ruiz Aragoneses, en la última Asamblea General celebrada a finales del mes pasado.

Con estos datos, se puso en valor la aportación que realiza la industria agroalimentaria al bienestar, al mantenimiento de la población y al progreso social y económico de Castilla y León, muy especialmente en el medio rural. Es precisamente el dinamismo y la estructura capilar de nuestro sector lo que le han convertido en estratégico para la economía regional y seña de identidad de Castilla y León.

‘Vitartis’ cuenta actualmente con 138 socios, de los cuales 106 son empresas agroalimentarias, con más de 15.000 empleos directos, mientras que los restantes son las universidades de la Comunidad, los centros tecnológicos y algunas empresas auxiliares del sector.

De las más de cien empresas alimentarias, solo el 19% se sitúa en localidades de más de 50.000 habitantes, si bien sus plantillas suman en conjunto 4.130 empleados, el 27% del total, seis puntos por encima del volumen de empleo que concentran los socios ubicados en los núcleos con menos de 5.000 habitantes.

Las compañías asociadas en ‘Vitartis’ concentran el 43% de la facturación total del sector agroalimentario en Castilla y León, así como el 32% del empleo.

Tiempo de incertidumbre

Según indicó el presidente de la Asociación, desde el punto de vista de la producción, la mitad de los socios ha podido recuperar en 2021 niveles similares a los de antes de la pandemia, mientras que solo el 25% ha tenido que reducirla. Además, se refirió finalmente al grave problema generado por la espiral inflacionista, que se ha disparado como consecuencia de la invasión de Ucrania, así como a la fuerte contestación social.

Fuente: Vitartis