• La empresa vallisoletana “Hidromiel Beekinga” se ha alzado con el tercer puesto en la Mead Madness Cup, el concurso de hidromiel más importante de Europa celebrado en Varsovia

El hidromiel fue la primera bebida fermentada que consumió el ser humano. Cada vez más de moda y con más marcas artesanales, una empresa vallisoletana se ha alzado con el tercer puesto en la Mead Madness Cup, el concurso de hidromiel más importante de Europa celebrado en Varsovia, Polonia.

No sólo de vino vive Castilla. El hidromiel, una bebida fermentada hecha a base de agua y miel, vuelve con fuerza. Y es que cada vez son más las personas que se deciden a probar esta bebida legendaria consumida por griegos y vikingos. El hidromiel, bebida de los dioses, ha vuelto a la escena aupado en parte por su aparición en conocidas series como Juego de Tronos o en películas como Harry Potter. Esta popularidad ha acarreado la aparición de distintas empresas a nivel nacional que se dedican a producir hidromiel artesano. Una de ellas, Hidromiel Beekinga, tiene su sede en Valladolid y está formada por un grupo de jóvenes vallisoletanos aficionados a los productos artesanos.

El pasado día 26 de febrero tuvo lugar en Varsovia, Polonia, la Mead Madness Cup, la competición de hidromiel más importante de Europa. En ella, se valoraron más de 500 marcas de hidromiel venidas de todo el continente, y una de esas marcas tiene su origen en Valladolid: Hidromiel Beekinga. Tras la cata por parte del jurado, Beekinga resultó galardonada con la tercera posición en la categoría Session Sweet Mead.

Fabricada en Peñafiel, Hidromiel Beekinga lleva poco más de medio año en el mercado, pero sus resultados hasta el día de hoy indican que los castellano y leoneses están más que receptivos a probar nuevas bebidas. “Nunca hemos pretendido sustituir a la cerveza o el vino, pero sí que estamos viendo muy buena acogida como bebida alternativa a estas mismas para aperitivos, vermouths o sobremesas”, indica Fermín Pinacho, socio mayoritario de Beekinga. “Hay mucho desconocimiento con respecto del hidromiel, pero generalmente el cliente que la descubre y la prueba acaba repitiendo. Es una bebida con mucha historia, que siempre ha estado presente, aunque últimamente pasase más desapercibida, pero la estamos trayendo de vuelta” matiza.

Disponible en más de una veintena de bares en la capital vallisoletana además de en su página web, beekinga.com, recientemente han dado el salto para abordar las ventas fuera de la provincia y de la comunidad. “A día de hoy se puede comprar Beekinga en otras 6 provincias además de Valladolid, incluyendo Barcelona, Alicante, Bizkaia o Asturias, y antes de final de año nos gustaría estar presentes en las principales provincias españolas.”.

Fuente: Agronews Castilla y León