En la sección de “Mayores Grandes” de “El Placer de Ser Mayor” de este mes, hemos hablado de Naomi Feil, creadora de la Terapia de Validación, por ello, quiero aprovechar este apartado para dirigirme a todas aquellas personas que tenéis en vuestro en torno personas mayores con demencia, Enfermedad de Alzheimer, o que han sufrido un accidente cerebrovascular o ictus, y que tienen un deterioro cognitivo grave. En los años que llevo trabajando para el Colectivo Tierra de Campos, impartiendo talleres, he encontrado muchas personas, sufriendo por sus familiares, madres, padres, tíos, tías, abuelos, abuelas… cuando el cerebro de una persona comienza a deteriorarse, sea por el motivo que fuere, no solo sufre la persona, sino también su entorno, toda la familia sufre.

Esta claro que es durísimo encontrase en una situación así, no se entiende como “una persona tan fuerte como mi padre, ahora se comporta como un niño asustado” o “mi madre, que llevaba el peso de toda la casa, con esa cabeza tan organizada, ahora no sabe ni en qué época vive, y se quiere ir corriendo a buscar a sus hijas al colegio”. Sin embargo, lo que está claro es que, a día de hoy, no sirve de mucho hacer entender “a este hombre que ha de comportarse como un señor de 80 años y no como un niño de 5” o “a aquella mujer que sus hijas ya tienen 42 y 46 años, y no van al colegio”, esto a veces hace que la persona sufra más, ya que se ve desorientada.

Por todo ello, me parece interesante dedicar parte de este espacio a la terapia de validación, ya que está dirigida a intentar respetar la identidad de la persona que sufre demencia y fomentar su bienestar emocional y calidad de vida. Por desgracia, como bien sabemos, esta enfermedad, en la actualidad, no tiene cura. Sin embargo, si validamos las emociones de esta persona, si no le juzgamos y mantenemos una actitud de aceptación hacia su situación espacio-temporal, que, muchas veces, sobre todo cuando está muy avanzada, es un espacio bastante lejano al “real”, podremos proporcionarle una final de vida más agradable, ayudándole a conectar con recuerdos emocionales.

Las personas tenemos por naturaleza la necesidad de que nuestras emociones sean reconocidas por las demás personas, cosa que por desgracia no ocurre tan a menudo como nos gustaría, ya que vivimos en una sociedad con tendencia a la invalidación emocional, frases como “no llores que no es para tanto”, o “no te preocupes por eso, que ya se arreglará”, hacen mucho más daño del que nos podemos llegar a imaginar. La necesidad de validación emocional se da con mayor fuerza con el paso de los años y si nuestras emociones no son reconocidas por la persona que tenemos en frente, sobre todo si se trata de una persona que nos cuida, de la que de alguna forma dependemos de ella, el sufrimiento es mayor.

En especial, si hablamos de personas que sufren algún tipo de demencia, ya que, en los momentos de confusión, en los que la persona intenta encontrar sentido a la situación, el reconocimiento y validación emocional es fundamental. Además, en casos que padecen Alzheimer, a medida que esta enfermedad va avanzando, las últimas etapas de la vida suelen ser emocionalmente muy angustiosas para la persona, ya que suele olvidar prácticamente todos sus recuerdos más recientes, y, sin embargo, parecen aparecer con más claridad los del pasado lejano, recuerdos de la infancia, de los años de juventud, de sus padres… Se hacen tan fuertes que a la persona le resulta muy difícil distinguir entre la memoria y la realidad actual.

Por ello, es fundamental, como dice Naomi Feil, “estar con la persona y sumergirse en su mundo para llegar a sentir lo que siente”. No se trata de fingir o reafirmar sus fantasías, sino de empatizar con ella y abrir líneas de comunicación que reconozcan la realidad de las emociones, que se encuentran detrás de la dura confusión, que sufre, para ayudarle a clasificar sus recuerdos y que viva sus últimos años con menor ansiedad y más seguridad.

Para finalizar, os comparto varios videos del “Hospital Clìnic de Barcelona”, que podéis encontrar en YouTube y os pueden ayudar a la hora de generar una comunicación e interacción más positiva con personas con demencia.

  • “La comunicación. Convivir con la demencia”:

https://www.youtube.com/watch?v=J5NYAzLeCkc&ab_channel=HospitalCl%C3%ADnicdeBarcelona

  • “La deambulación. Convivir con la demencia”:

https://www.youtube.com/watch?v=2hf–uUSFEY&ab_channel=HospitalCl%C3%ADnicdeBarcelona

  • “Cuidarse. Convivir con la demencia”

https://www.youtube.com/watch?v=KNDo6l-LOtw&ab_channel=HospitalCl%C3%ADnicdeBarcelona

Otros recursos, son los que os podemos ofrecer desde el Colectivo Tierra de Campos, disponemos de muchas actividades, talleres, charlas, en distintos programas “Asistencia Personal”, “Mayores en compañía”, “Envejecimiento Activo”…, que buscan fomentar el bienestar emocional de las personas participantes, bien sea en su rol como cuidadoras de personas con deterioro cognitivo, y que estas personas puedan desarrollar sus propias herramientas y recursos para mantener una interacción más positiva y saludable con su entorno y, en especial, con personas en situación de dependencia. Recordaros que estos recursos son gratuitos, ya que están financiados por entidades públicas y privadas. Más información en el teléfono 983 72 50 00.