• URCACYL presenta los datos de las cooperativas agroalimentarias en la campaña 2019-2020 e insta a los jóvenes y mujeres a que participen en mayor medida en las cooperativas, asociándose a las mismas y presentándose a las elecciones para formar parte de los Consejos Rectores.

Recientemente la Unión Regional de Cooperativas Agroalimentarias de Castilla y León (URCACYL) ha finalizado sus trabajos sobre el Observatorio del cooperativismo en la región, del que se desprende que en la campaña de comercialización 2019/2020 las cooperativas agroalimentarias de Castilla y León tuvieron una facturación de 2.905.647.198 euros, lo que supone un crecimiento, con respecto a la campaña 2018/2019, del 1,3%, a pesar de las dificultades comerciales, debido a la pandemia, sobre todo en los sectores cárnicos y del vino.

De esta forma se consolida el crecimiento continuo que el cooperativismo viene experimentando año tras año, con cooperativas cada vez más dimensionadas y profesionalizadas, que aumentan en volumen de comercialización, en inversiones, tecnología y digitalización, y que prestan mayores servicios a sus socios agricultores y ganaderos. Hay que tener en cuenta que en la campaña 2016/2017 estas cooperativas facturaban en la región 2.460 millones de euros, en la de 2017/2018 alcanzaron los 2.553 millones de euros y en la de 2018/2019 llegaron a los 2.866 millones de euros. Hay que destacar al respecto, que en las cuatro últimas campañas las cooperativas han crecido en un 18%.

Para URCACYL este continuo crecimiento de las cooperativas viene siendo paralelo al que experimentan sus socios que, si bien cada vez son menos, tienen una mayor formación y disponen de explotaciones más dimensionadas, más competitivas y con mayor tecnología.

La provincia con mayor facturación en el cooperativismo es la de Zamora (19%), seguida por Valladolid (18%) y Palencia (16%) y los sectores con mayor incidencia en el cooperativismo son los de cultivos herbáceos con un 23% de la facturación, seguido por piensos (19%), suministros (17%) y ovino (10%).

Desde URCACYL se consideran como cooperativas representativas, aquéllas que operan de forma continua en el mercado y que disponen de un volumen considerado de socios, de personal contratado y de actividad, independientemente de su facturación. Serían unas 150 empresas asociativas.

Hay que tener en cuenta que, de las 563 Cooperativas Agroalimentarias inscritas en los correspondientes registros, el 70% de las mismas no disponen de instalaciones abiertas a los socios durante todo el año, o no tienen contratado personal fijo por cuenta ajena. Y de las 557 existentes de Explotación Comunitaria de la Tierra el 90%, son de carácter familiar.

A nivel social cabe destacar que el número de socios agricultores y ganaderos cooperativistas asciende a 39.516; de ellos el 71% son de mayores de 40 años, el 10% de menores de 40 años y el 19% es de mujeres. Nuevamente estos datos reflejan la situación del sector agropecuario en Castilla y León, un sector en gran medida envejecido y masculinizado, si bien es cierto que cada vez más profesionalizado y con socios cada vez más preparados.

Cuando hablamos de personas trabajadoras contratadas por las cooperativas las proporciones cambian y de los 3.359 que trabajan de forma fija el 30,4% está formado por mujeres y el 69,6% por varones. Estos datos son significativos en lo que se refiere a la igualdad en las contrataciones y más teniendo en cuenta que en algunas labores como las de almaceneros y transportistas juega un papel importante la fuerza física.

En los órganos de gobierno de las cooperativas y concretamente en sus Consejos Rectores es de destacar que la presencia de mujeres es de solo un 7% y la de jóvenes menores de 40 años es de un 9%.

En este sentido desde URCACYL se insta a los jóvenes y mujeres a que participen en mayor medida en las cooperativas, asociándose a las mismas y presentándose a las elecciones para formar parte de los Consejos Rectores, que siempre tienen abiertas sus puertas para estas incorporaciones y que a diferencia de las contrataciones de trabajadores no dependen de las propias cooperativas sino de la iniciativa de estos colectivos.

Por último, desde URCACYL se destacan las medidas arbitradas por la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, para facilitar la incorporación de socios jóvenes y mujeres a las cooperativas, con ayudas tanto en el momento de incorporarse al sector, que si lo hacen a través de una Entidad Asociativa Prioritaria perciben 10.000 euros a mayores, como al ingresar como socio en la cooperativa que recibirán una ayuda del 50% de sus aportaciones a capital social.

Fuente: Unión Regional de Cooperativas Agrarias de Castilla y León (URCAYL)