Presentación

  • Virginia San José González.
  • Empresa: Miel Artesana ‘Montes Torozos’
  • Año de inicio de la actividad: 2009
  • Productos/Servicios que ofrece: producción y comercialización de miel
  • Nº de personas empleadas: 2
  • Ubicación: La Santa Espina – Castromonte (Valladolid)
  • Web/Redes sociales: mielmontestorozos.es / @mielmontestorozos (Instagram) / Miel Los Montes Torozos (Facebook) / Correo electrónico: mieltorozos@gmail.com

¿Cuál fue el punto de inicio de ‘Miel Artesana Los Montes Torozos’?

Todo comienza en la década de los años 80 cuando mis padres comenzaron con la actividad de producción de miel en los montes de La Santa Espina. A partir del año 2006, la creciente demanda que superaba a la oferta que mi padre podía ofrecer, me empujó a adquirir mis propias colmenas, dentro de la empresa familiar. Con la jubilación de mis padres en el año 2009, comencé como apicultura, tomando el legado familiar con nuevos retos.

¿Qué situación determinó la creación de la empresa? ¿Por qué en La Santa Espina?

Realmente, nunca pensé que podría dedicarme a la miel, tal y como lo había hecho mi padre; sin embargo y tras la demanda de miel y tener mis propias colmenas, vi futuro en el negocio y decidí quedarme.

Y en La Santa Espina, primero es una zona en la que las abejas se aclimatan muy bien, además somos de aquí. Mi padre llegó a los 8 años a este pueblo de colonización y como en aquella época no había tanto trabajo en la zona, y mi padre se quería quedar en el campo, comenzó con la actividad de la apicultura al percatarse de la poca oferta de miel y de apicultores en la zona, y al conocimiento adquirido de los frailes del monasterio, quienes producían miel para su consumo propio.

¿Cuáles son los pilares sobre los que se asienta tu modelo de negocio?

La tradición familiar, manteniendo nuestros estándares de calidad y la mejora continua.

Para mí es muy importante que nuestra clientela continue confiando en este producto, y para ello, ofrezco la mejor miel que va ligada al cuidado de las colmenas y su localización.

Para nosotros cuidar las colmenas es fundamental para obtener la mejor miel, ya que, la abeja es un animal muy agradecido que necesita ser mimado. Y otro de los pilares que sostienen la calidad es tener las mejores localizaciones de los colmenares.

¿Con qué formación cuentas?

Soy en Técnica Superior en Industrias Alimentarias, titulación que estudié en el Centro Tecnológico de Cereales de Palencia. Cuento con otros cursos de formación de la Junta de Castilla y León y de la Diputación de Valladolid sobre apicultura, gestión empresarial y programas de liderazgo.

¿Cómo recuerdas los inicios? ¿Contaste con la ayuda de alguna entidad o alguien a la hora de iniciar la actividad?

La verdad que me sentí muy apoyada y contaba con mucha ilusión. Por una parte, tuve el apoyo de mi familia, al continuar con el negocio y tomar las riendas de la empresa, además, me beneficié de las ayudas a la incorporación a la agricultura y de otras de la Diputación de Valladolid de apoyo al autoempleo y para la modernización de las instalaciones con la ampliación de una nave y la adquisición de maquinaria a través del Grupo de Acción Local ‘Campos y Torozos’ y las ayudas Leader.

¿Qué necesidad estás resolviendo?

Cubro el nicho de mercado de aquellas personas que buscan un producto natural y con muchas propiedades como las que ofrece la miel. Yo lo veo como un aporte de salud y que la clientela lo valore. Pero también, cubro mi necesidad de trabajar y estoy encantada de poder desarrollar mi actividad laboral en el pueblo y deseo que mi hija pudiera seguir este camino.

¿Cuál es tu propuesta de valor? ¿Qué es lo que te diferencia del resto?

Para mi es muy importante ofrecer un producto de calidad que se obtiene de cuidar a las abejas y los colmenares. Llevamos muchos años y nuestra idea es seguir paso a paso, consiguiendo reconocimientos, sellos de garantía y mantener esa clientela fiel de más de 30 años. De la misma forma, mantener una buena relación calidad precio, ajustando el coste de producción.

Hoy en día, ofrecemos tres variedades de mieles, todas ellas de la zona de bosque bajo de los Torozos porque nuestros colmenares se encuentran en el territorio. Tenemos de espliego, tomillo y encina, todas ellas características de los Montes Torozos. Hemos tenido colmenas en otras zonas fuera de la provincia, pero desistimos de esa deslocalización para mantener la calidad de los colmenares que tenemos en estos campos y montes.

¿Cómo es tu día a día?

Tengo muchos “día a día” diferentes. Soy madre de familia y mi marido trabaja en la otra punta de la provincia de Valladolid, por lo que tenemos conciliar y éste trabajo me lo permite.

La extracción y envasado de la miel se centra en los meses de primavera y verano, y en inverno nos preparamos para la primavera. Por lo que, en los meses de mayor actividad en el campo, el proceso de comercialización es menor. Por ejemplo, en un día cualquiera dedico las primeras y últimas horas del día para distribuir el producto en tiendas de Valladolid. Y en las horas centrales del día estoy en La Santa Espina, tanto en el centro de producción y venta, como en los colmenares.  Hay días que los dedico por completo a la distribución por pequeñas tiendas del entorno.

Háblanos de los retos y proyectos de futuro de tu empresa.

Principalmente mejorar la comercialización a través de Internet para ir creciendo en ventas y que nuestra miel llegue más lejos.

Empresa-Medio Rural

¿Qué papel desempeñan las mujeres emprendedoras en la economía del medio rural?

Somos las que asentamos población en los pueblos. Emprender en un pueblo es una manera de asentar población y crear riqueza en el medio rural, conjugando trabajo y familia en un mismo entorno.

¿Cuál crees que son las claves para tener éxito como emprendedora?

Autoconfianza, ilusión y constancia. No nos podemos permitir venirnos abajo a la primera de cambio ni tirar la toalla, hay que ser persistentes para seguir adelante con las ideas y proyectos.

¿Cómo podemos potenciar el vínculo empresa-medio rural?

Con la mejora de las comunicaciones. En los pueblos es impresionable los vehículos, por lo que tener buenas comunicaciones hace que lleguemos lejos, porque lo primero lo podemos tener. Al igual que mejorar las redes de telecomunicaciones, que son la base para el comercio electrónico.

¿Qué consejo le darías a una mujer que se está pensando crear su propia empresa en ‘Campos y Torozos’?

Que se anime, que existen programas, tanto a nivel de formación como de ayudas económicas como los programas Leader de desarrollo rural, o por ejemplo para la empresa agraria, donde hay ayudas para el fomento de la incorporación de la mujer al mundo agrario. Yo creo que el medio rural ofrece nichos de mercado que se pueden transformar en oportunidades de negocio.

Y, por último, como sabes el Colectivo Tierra de Campos gestiona desde 1991 las ayudas LEADER en la comarca, ¿consideras que los Grupos de Acción Local son un recurso importante para seguir apoyando la diversificación de las economías rurales? ¿por qué?

Son muy importantes, porque recibes una orientación clave encaminada a conseguir tu objetivo o desarrollar tu idea de negocio.

En mi caso, desde la Asociación Colectivo para el Desarrollo Rural de Tierra de Campos, me ayudaron en la tramitación de mi incorporación a la empresa agraria, en temas de formación y en la solicitud y obtención de una ayuda económica del Leader con la que pude modernizar las instalaciones actuales.