En Castilla y León, ejemplo de tierra golpeada por la despoblación, se está apreciando una tendencia de regreso de quienes marcharon hace años a otras regiones o al extranjero y optan por volver al pueblo que en su día decidieron abandonar. Un fenómeno común de la jubilación es que al finalizar su etapa laboral en las grandes ciudades inician el camino de vuelta al pueblo del que salieron en su juventud. Muchas personas jubiladas se preguntan ¿Qué hago Yo en la ciudad si ya no tengo que trabajar?

Los beneficios que una persona mayor puede encontrar en su pueblo son impagables. El contacto con la naturaleza, que en el pueblo la tenemos muy cercana expande la mente de cualquier mayor que haya vivido, respirado y trabajado en el pueblo en contacto con las plantas y animales que la pueblan y que evocan constantemente refiriéndose a su pasado.

Hay que tener en cuenta que en las grandes ciudades cada día son más comunes los problemas por contaminación tanto atmosférica como acústica y luminosa por culpa de los coches, calles llenas de gente, edificios enormes, farolas, letreros luminosos. Todo esto provoca estrés, ansiedad, depresión y un montón de enfermedades más que se pueden evitar viviendo en el pueblo. Las personas jubiladas que vuelven al pueblo, son un motivo para que puedan volver hijas e hijos y, hasta las nietas y nietos, siempre y cuando encuentren condiciones favorables para ello.

En muchas ocasiones, dichas personas que están jubiladas y que tienen la experiencia de haber vivido fuera, crean asociaciones, ponen en funcionamiento locales, las fiestas patronales se reactivan e incluso se reinventa alguna, e incluso aportan ideas nuevas con relación a los recursos que ya existían en el campo, abren negocios, en algunos casos casas rurales o vinculados a la agroalimentación, en definitiva, hay más vida

Luis Díaz Viana en su investigación desmonta tópicos como que el que las personas que vuelven al pueblo, esté formado en exclusiva por ancianos, o que el progreso está en las ciudades y por tanto hay que dejar morir los pueblos.

Para algunas personas mayores, el irse de su pueblo a centro asistencial de la tercera edad, puede ser demoledor. El arrancarles de su entorno, donde conocen a toda la gente ha sido mortal, por tanto, debemos facilitar a nuestras mayores unas comodidades en sus pueblos que les hagan dichosos y felices los últimos años de su vida. Los pueblos son lugares de progreso y de retorno, y se pide poner en marcha estrategias institucionales para aprovechar el aporte de esta emigración de ida y vuelta que haga del retorno una elección de futuro.

A continuación, os compartimos una serie de recursos para aquellas personas jubiladas que tengáis ganas de viajar cuando todo vuelva a la normalidad:

1.- PROGRAMAS DE VIAJES Y TERMALISMO PARA PERSONAS MAYORES EN CASTILLA Y LEÓN

Programas que facilitan el acceso al colectivo de personas mayores a viajes y tratamientos termales.

Requisitos

  • Estar empadronado/a en la Comunidad de Castilla y León.
  • Tener cumplidos 60 años (de este requisito se exceptúa al cónyuge)
  • No padecer enfermedad infecto-contagiosa activa, ni trastornos mentales que puedan alterar la convivencia durante el programa.
  • Valerse por sí mismo/a.
  • En termalismo, carecer de contraindicaciones para la recepción de los tratamientos termales.

Solicitud Viajes: se presentarán en la Gerencia de Servicios Sociales de cada una de las provincias o en la Oficina Central del Club de los 60 en Valladolid. Además, si el que lo solicita es socio pueden realizarlo por teléfono o por Internet. El plazo se determina por campaña (primavera y otoño).

TERMALISMO: se presentarán en la Gerencia de Servicios Sociales de cada una de las provincias, en las oficinas de información y registro de la Junta de Comunidades. Plazo desde el día siguiente al de la publicación de la convocatoria hasta la fecha señalada para su finalización.

2.- TARJETA DEL CLUB DE LOS 60

Servicio ofrecido por la Gerencia de Servicios Sociales en colaboración con el Consejo Regional de Cámaras de Comercio e Industria de Castilla y León y las Cajas de Ahorros de la Comunidad, que contribuye a mejorar la calidad de vida de las personas mayores y avanza en la igualdad de oportunidades con respecto a otros sectores de la población.

Modalidad Tarjeta de servicios, con la que se puede acceder a descuentos y otras ventajas económicas en establecimientos comerciales adheridos a la misma.

 Modalidad Tarjeta financiera, con la que poder realizar operaciones de débito y acceder a los servicios, descuentos y promociones de las Cajas de Ahorro.

Requisitos

  • Ser persona de 60 o más años.
  • Residir en la Comunidad de Castilla y León.
  • Para la tarjeta financiera, cumplir los requisitos exigidos habitualmente por las Cajas de Ahorros para operaciones de riesgo crediticias.

Solicitud

 En modelo normalizado, facilitado por la Gerencia de Servicios Sociales de cualquiera de las 9 provincias o en la Oficina Central del Club de los 60