DECLARACIÓN INSTITUCIONAL DE LA ASOCIACIÓN COLECTIVO PARA EL DESARROLLO RURAL DE TIERRA DE CAMPOS

Medina de Rioseco, 21 de enero de 2021

 

En la Asamblea General Ordinaria de la Asociación Colectivo para el Desarrollo Rural de Tierra de Campos, en Sesión celebrada el 18 de diciembre de 2020, a propuesta de la Junta Directiva, se acordó presentar la siguiente declaración institucional:

Las Asociaciones sin ánimo de lucro con fines sociales formamos parte del llamado ‘Tercer Sector Social’ y quienes trabajamos en ellas tenemos el privilegio de trabajar con personas, conociendo y detectando en “primera persona” sus necesidades. En papel hablamos de personas “usuarias/beneficiarias” pero principalmente las pequeñas asociaciones que trabajamos en y para el Medio Rural, sabemos que escuchamos, formamos y acompañamos a las personas con las que convivimos, a nuestras vecinas y vecinos, con la misión de mejorar su calidad de vida y trabajando por un medio rural vivo.

Nuestra razón de ser es complementar la función social realizada por las Administraciones Públicas para llegar allí donde éstas no llegan y de este modo contribuir a la promoción de la inclusión social, el reconocimiento de los derechos de toda la población y su ejercicio efectivo por las personas, colectivos o grupos que estén en situaciones de vulnerabilidad, de exclusión o en peligro de estarlo. Nuestra intervención se sustenta en los principios democráticos de justicia social, solidaridad, igualdad y participación.

Todo ello se consigue aunando fuerzas y formando sólidos equipos de trabajo multidisciplinares preparados para trabajar con los distintos sectores de población (infancia, adolescencia, mujeres, jóvenes y personas inmigrantes, mayores, emprendedoras y empresarias) en los distintos retos que la sociedad en la que vivimos nos plantea y todo ello para mejorar la calidad de vida de las personas (atención educativa dirigida a la infancia de 1 a 3 años, actividades lúdico-educativas, apoyo extraescolar, promoción de la actividad física y psicológica en personas mayores, formación en tecnologías de la información y de la comunicación rompiendo la brecha digital, desarrollo de las habilidades sociales, prevención de la violencia de género, lucha en pro de la igualdad de género, acompañamiento en la búsqueda de empleo y apoyo para la creación y mantenimiento del tejido empresarial,…).

Por parte de la Administración, para desarrollar esta labor, se pone a nuestra disposición financiación pública y, de forma periódica, se rinden cuentas de la labor realizada. Esta rendición lleva asociada una auditoría externa anual que acredita el cumplimiento de la normativa.

CAPACIDAD DE ACCIÓN Y REACCIÓN ANTE POSIBLES SITUACIONES IMPREVISTAS

Si algo tenemos que destacar del trabajo desarrollado por las entidades del ‘Tercer Sector Social’, es la gran capacidad de respuesta con la que se ha trabajado desde que se decretó el Estado de Alarma, esto ha venido a demostrar que, en el sector social en el que trabajamos, lo verdaderamente imprescindible no es la planificación sobre el papel sino la capacidad de acción, reacción y adaptación que sólo pueden conseguir las personas con gran implicación en la acción directa. Esto ha quedado patente en nuestra Asociación con la puesta en marcha de nuevos servicios adaptados a las nuevas necesidades, tales como el apoyo psicológico a la población, la puesta en marcha de servicios para charlar con aquellas personas que se sentían solas, el fomento de hábitos de vida saludables en las personas mayores, la ayuda en la utilización de nuevas formas de comunicación, la puesta a disposición de equipos informáticos para que el alumnado que contaba con menos recursos pudiera seguir la formación a distancia, el apoyo educativo para seguir el curso, la formación online ante la imposibilidad de hacerla de forma presencial, el apoyo a las personas que buscaban y ofertaban empleo a través de la intermediación laboral, la realización de múltiples tramitaciones telemáticas en apoyo al colectivo de personas emprendedoras y empresarias abrumadas por la incertidumbre que se generaba, así como todos los trabajos asociados a la gestión de la aplicación de la medida 19 ‘LEADER’. Siempre escuchando, detectando y respondiendo a las necesidades patentes y latentes, necesitando y procurando la colaboración del resto de agentes públicos y privados.

Por último, desde la Asociación Colectivo para el Desarrollo Rural de Tierra de Campos queremos poner de manifiesto el importante valor del trabajo realizado por las Asociaciones sin ánimo de lucro con fines sociales, fuertemente agradecido por las personas con las que trabajamos y acompañamos.

 Y por ello, solicitamos a las diferentes Administraciones Públicas:

  • Que el reconocimiento al trabajo de las Asociaciones sin ánimo de lucro con fines sociales por parte de las mismas, no se quede en el papel, en los informes solicitados y aportados, en la consecución de una programación y planificación perfectamente establecida. Además, consideramos que debe primarse la calidad de los servicios que se prestan, muy especialmente en el medio rural y no tanto al número de personas que se atienden.
  • Que la burocracia generada no las impida valorar, la importancia de la capacidad y rapidez de adaptación y respuesta de las Asociaciones sin ánimo de lucro con fines sociales ante una situación de catástrofe sanitaria, que ha permitido atender las nuevas necesidades de las personas y del medio en el que viven.
  • Que sean más diligentes en la respuesta a la interlocución que realizamos desde el ‘Tercer Sector Social’ con la ciudadanía. En esta crisis sanitaria que estamos sufriendo, necesitamos una Administración cercana, ágil y accesible que empatice con la realidad social.
  • Que las Asociaciones sin ánimo de lucro con fines sociales seamos consideradas un servicio esencial, ya que nuestro trabajo se dirige al mantenimiento del bienestar social de la ciudadanía y damos respuestas a las necesidades de la población conectadas con los derechos fundamentales.

Sirva esta declaración institucional, para reafirmarnos en nuestra misión: desarrollar proyectos para mantener vivos los pueblos de Castilla y León y mejorar la calidad de vida de sus habitantes.