• El grupo de personas mayores del municipio de Urueña retomó, la semana pasada, la actividad presencial.
  • Uno de los temas prioritarios que se analizará, en este reinicio, serán las consecuencias del COVID-19 en la atención a las personas mayores en el medio rural
  • CIVITAS es un proyecto que pretende fortalecer los procesos de apoyo comunitario en el medio rural. Se enmarca en la Estrategia LEADER ‘Campos y Torozos 2020’ que ejecuta la Asociación Colectivo para el Desarrollo Rural de Tierra de Campos

Debido a la crisis sanitaria provocada por el COVID-19, el pasado mes de marzo, tuvimos que suspender la actividad presencial en los municipios participantes en el proyecto ‘CIVITAS’. Hoy podemos anunciar, que la semana pasada retomamos el trabajo grupal con las personas mayores de Urueña. Fue un encuentro muy ilusionante, ya que permitió (re) conectarnos con el encargo que iniciamos hace unos meses.

Comenzamos esta nueva etapa, con la esperanza de seguir defendiendo y reivindicando, más que nunca, la importancia del trabajo comunitario para transformar la realidad que nos rodea. Hoy nos enfrentamos a una nueva realidad, llena de retos que hacen cuestionarnos los paradigmas que conocíamos antes del COVID-19. Hoy es el momento de acompañar a las personas que viven en el medio rural, para hacerles protagonistas de su futuro, de su proceso de envejecimiento,… Por delante nos quedan muchas horas para hablar, debatir, escuchar, … sobre las necesidades y la atención a los cuidados, pero también sobre qué modelos de atención son más respetuosos con los derechos de las personas mayores.

Recordemos que CIVITAS lo forman una serie de acciones orientadas a lograr que tanto las personas mayores del territorio como la población activa de este mismo territorio, dispongan de recursos para paliar sus respectivas problemática, a saber: en el caso de las personas mayores el disponer de una atención en casa para que puedan permanecer durante toda su vida en sus hogares sin necesidad de ser institucionalizadas; y en el caso de la población activa, el tener una oportunidad de empleo en una zona crónicamente afectada por el desempleo. A su vez, ambas posibilidades van a redundar en que se fije población y se frene el fenómeno de la despoblación.

Se pretende trabajar bajo el modelo de intervención comunitaria denominado ‘el empowerment comunitario’ (Pastor, 2013); que se basa en los procesos de formación y transmisión de conocimientos, capacidades y habilidades a la población rural desde una perspectiva crítica (Faleiros, 2003) y reflexiva, fortaleciendo las redes comunitarias: informales y formales, además de la proximidad y apoyo mutuo como enriquecimiento compartido.

Para este proyecto, la participación de la comunidad es la columna vertebral, ya que no sólo representará una posibilidad en sí misma para tomar decisiones que afectan a la vida colectiva, sino que se constituirá en el elemento que permitirá hacer realidad el derecho de todas las personas a ser sujetos de historia, es decir, sujetos de los procesos específicos que cada grupo (personas mayores y personas desempleadas) desea para mejorar la vida de su pueblo.

Puedes encontrar más información del proyecto en: https://proyecto-civitas.webnode.es/