La tecnología está transformado el mundo pero, ¿Quiénes crean esta tecnología? Según datos de Eurostat para España sobre distribución de especialistas TIC por sexo, solo el 15,6% de los profesionales TIC eran mujeres en 2017 y, además, la serie de los últimos diez años muestra que mientras que los profesionales TIC masculinos aumentan tanto en España como en la media europea, las profesionales femeninas son cada vez menos.

Los videojuegos son un campo de estudio paradigmático para analizar los mecanismos que mantienen a las mujeres alejadas del mundo tecnológico, pues presentan de manera concreta todos los factores formales, informales y simbólicos, que intervienen en la brecha digital de género.

La falta de referentes femeninos junto con el contexto sociocultural que asocia el mundo del videojuego con valores masculinos y la escasa información y orientación profesional sobre la industria como opción laboral son factores que influyen de forma determinante en la baja participación de la mujer en el mundo del videojuego.

Según el Libro blanco del desarrollo español de los videojuegos 2017, el sector de los videojuegos da empleo directo a 2.630 personas y del total de empleos directos del sector solo el 17% está ocupado por mujeres.

Dentro de los videojuegos los personajes femeninos siguen representando estereotipos de género, empezamos comprobando que la gran mayoría de las veces no somos protagonistas en los juegos. A partir de aquí, vemos cómo se nos presenta en este mundo: de color rosa, enamoradas del protagonista, damiselas en apuros… Incluso cuando protagonizamos un juego, como el caso de Lara Croft, el personaje es pensado para gustar a los hombres heterosexuales.

Durante la última década el mundo del videojuego ha evolucionado junto con el empoderamiento de algunas mujeres, apareciendo personajes femeninos mejor representados, como Aloy de Horizon Zero Dawn, mujer autosuficiente y con historia propia, pero aún queda mucho por hacer.

Por ello desde la Asociación Colectivo para el Desarrollo Rural de Tierra de Campos, trabajamos a favor del empoderamiento de las mujeres del medio rural mediante la realización de diversos talleres y actividades que, de manera transversal, se realizan por el territorio de Castilla y León.