La plataforma por una Sanidad Rural Digna y de Calidad en Castilla y León lanza un llamamiento a toda la sociedad para participar en una manifestación virtual el próximo 20 de junio de 2020 a través de YouTube.

¿Cómo participar en la manifestación virtual? Envía una fotografía tuya con un cartel reivindicativo en el siguiente formulario hasta el 17 de junio. Se hará un vídeo con todas las fotos que lleguen y saldrá en youtube el próximo 20 de junio.

El Colectivo para el Desarrollo Rural de Tierra de Campos se ha sumado al manifiesto y a la manifestación virtual convocada por la Plataforma ‘Por una sanidad rural digna y de calidad’, para el 20 de junio contra las carencias sanitarias y los planes del gobierno autonómico, para que, juntas, pongamos freno a la eliminación de los servicios más básicos en salud en el medio rural: la Atención Primaria y las Urgencias, entre otras.

Desde nuestra organización defendemos otro modelo de asistencia sanitaria en el medio rural que no que centralice los recursos materiales y profesionales, ni elimine las consultas fijas programadas en los consultorios locales. Entendemos que es el momento de fortalecer y dotar de recursos al sistema sanitario en el medio rural, con el fin de evitar que nos veamos avocados de nuevo a situaciones como las que se han vivido durante los peores días de la pandemia. Concretamente la atención primaria, a vista de todos los expertos se ha revelado como el sistema más eficiente para la detección y prevención frente al COVID-19 y otras enfermedades o episodios de este tipo que pudieran surgir. La debilidad del sistema de atención primaria ha provocado que el sistema hospitalario se haya colapsado. Por tanto, es un error no fortalecer esta atención primaria que luego perjudica a la red hospitalaria y de especialidades.

La salud es un derecho fundamental y si algo nos ha enseñado la pandemia del COVID-19, es que la agricultura y la ganadería son actividades esenciales para la seguridad alimentaria del país. En otras palabras, el medio rural es fuente de alimentos y sustentador de la vida y para mantener la vida rural es necesario contar con unos servicios sanitarios públicos, dignos y de calidad, por todas estas razones, el Colectivo Tierra de Campos se ha sumado a las principales reivindicaciones del manifiesto, que se resumen en:

  1. No a la centralización de recursos médicos rurales en consultorios de agrupación o con cita previa. Las “consecuencias” podéis verlas en este vídeo
  2. Mejorar el servicio de urgencias, porque vivir en un pueblo no significa perder los derechos de asistencia en caso de emergencia. Si se reducen estos servicios, estamos perdidos.
  3. Evitar que se cree la figura del «voluntario sanitario». Personas no cualificadas en los pueblos que recibirían un «curso de primeros auxilios» para socorrer a los vecinos por falta de médico.
  4. Mantener las consultas fijas y en consultorios locales, que suponen una mejora de la calidad de vida sobre todo de la población envejecida en el mundo rural.
  5. Evitar el desmantelamiento de los consultorios rurales. Los consultorios rurales son más que una sala de espera para el médico: suponen un lugar de encuentro, de generación de salud física pero también psicológica para la población rural.
  6. Evitar desplazamientos de población innecesarios a consultorios “de agrupación” en otras poblaciones.

Manifiesto

Llamamiento a la Acción por una Sanidad Rural, Digna y de Calidad

Ante el creciente desmantelamiento de la Sanidad Rural, hacemos un llamamiento a todas las personas de Castilla y León para que, juntas, pongamos freno a la eliminación de los servicios más básicos en salud: la Atención Primaria y las Urgencias, entre otras.

El pasado mes de noviembre de 2019, la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León aprobaba el Nuevo Modelo de Asistencia Sanitaria en el Medio Rural. A pesar de la ambigüedad del escrito, se indicaba claramente que su objetivo es «transformar la dinámica organizativa y el modelo asistencial de la Atención Primaria en el ámbito rural de Castilla y León». Para ello, se aboga por una centralización de los recursos materiales y profesionales, eliminando las consultas fijas programadas en los consultorios locales.

Esto supone que miles de pequeñas poblaciones que actualmente cuentan con un médico que pasa consulta semanalmente, se quedarán sin él, quedando miles de consultorios locales completamente DESMANTELADOS.

De este modo, se crean dos nuevas figuras: el Consultorio Rural de Agrupación, donde se pasaría consulta diariamente; y los Consultorios de Proximidad, sólo bajo cita previa. Hay que subrayar que el tiempo de desplazamiento desde cualquier localidad al Consultorio Rural de Agrupación más próximo sería de hasta «30 minutos».

A lo que cabe añadir, ¿cómo?, ¿en un transporte público inexistente o en un coche privado del que muchas personas no disponen? El «transporte a la demanda» ha resultado ser un fracaso utilizando el autobús de la ruta escolar para desplazar a las personas que lo solicitan. El riesgo sanitario, para los menores y para los pacientes, así como el tiempo de espera para la vuelta, son indicadores de la pésima calidad y humanidad del nuevo plan. Además, el COVID-19 ha demostrado que cualquier desplazamiento estrictamente innecesario (y con ello la centralización de la atención primaria), es un riesgo.

Asimismo: ¿dónde se van a atender las Urgencias?, ¿cuánto tiempo tardará la ambulancia en llegar hasta el paciente y trasladarlo hasta el centro de salud más cercano?, ¿cuántas ambulancias estarán disponibles para qué extensión geográfica? El silencio abismal acerca de la organización de las urgencias hace presagiar lo peor, porque quien calla, otorga.

Por otro lado, cabe destacar que el documento se justifica en el envejecimiento de la población y el aumento de las enfermedades crónicas. El sinsentido es aún mayor cuando el propio documento afirma que «en estos pacientes es conveniente acercar la atención a su entorno […] y dirigir los esfuerzos a evitar desplazamientos». Esto es contrario al desmantelamiento de los consultorios locales y la centralización de todos los recursos.

Otro aspecto que se puede destacar es «la incorporación de los cuidados sociales a través de agentes de salud comunitarios». El papel lo aguanta todo, pero la realidad es bien distinta y hoy podemos afirmar con rotundidad que esto se parece bastante a los «voluntarios sanitarios», es decir, a personas sin cualificación alguna, responsables de realizar la primera atención a cualquier vecino del medio rural que lo necesite.

Con este llamamiento queremos decir:

  • BASTA al desmantelamiento de la Sanidad Rural,
  • BASTA a la precarización de la vida en el medio rural,
  • BASTA a la despoblación (forzosa),
  • BASTA a la falta de servicios.

La salud es un derecho y si algo nos ha enseñado la pandemia del COVID-19, es que es que las labores del campo son esenciales para la seguridad alimentaria del país. En otras palabras, el medio rural es fuente de alimentos y sustentador de la vida.

Para mantener la vida rural es necesaria una sanidad rural digna y de calidad.

Apoya esta iniciativa por la sanidad rural, súmate de manera individual o si sois un colectivo escribe a: sanidadrural@sanidadrural.es