«Parentalidad positiva» ha sido un programa autonómico diseñado y ejecutado por la Asociación Colectivo para el Desarrollo Rural de Tierra de Campos, que ha contado con el apoyo de la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León

Más de 80 personas, procedentes de 7 municipios rurales de las provincias de Valladolid, Palencia y Zamora participaron en los espacios de encuentro semanal que se llevaron a cabo durante 2019

Desde de febrero a diciembre, con parada en las vacaciones de verano, se han llevado a cabo diferente espacios de encuentro en Valladolid: Campaspero, Peñafiel y Torrelobatón; Zamora: Vezdemarbán y Villalpando y Palencia: Fuente de Nava y Ampudia.

El objetivo de estos espacios no ha sido otro que difundir, sensibilizar y promocionar la parentalidad positiva entre las madres y los padres del medio rural tratando a la vez de proporcionar recursos para un desempeño positivo desde su rol de padre o madre para criar hijas e hijos que crezcan y se conviertan en personas más sanas y felices, y favorecer la toma de conciencia y superación de las dificultades emocionales propias que les impiden una relación con sus hijos e hijas basada en los principios y valores de la parentalidad positiva integrando en todo momento la perspectiva de género en todas las actividades del programa. Lo que se ha pretendido con estos espacios, es que las personas que tienen una relación directa con niños y niñas aprendan nuevas estrategias educativas para fomentar una convivencia familiar positiva.

La duración de cada sesión ha sido de dos horas semanales, en las cuales se han tratado diferentes temas: comunicación eficaz, emociones, escucha activa, miedos, autoestima, castigos, refuerzos, resolución de conflictos entre los niños y niñas, límites y normas, solución de problemas, empatía, asertividad, técnicas de estudio, apego, contratos conductuales, estilos de crianza,…

En las sesiones se han llevado a cabo diferentes técnicas de dinámica de grupos, con el fin de que cada persona pudiese reflexionar sobre sus propias experiencias a la hora de educar y a la vez, aportar técnicas o consejos útiles que les han servido en su educación, además de mejorar las relaciones interpersonales entre las personas asistentes, tan importantes en la vida diaria.