El Congreso se celebró en Sevilla, los días 21, 22 y 23 y contó con la participación de más de 650 profesionales de la educación social.

El Director-Gerente del Colectivo Tierra de Campos, Javier Paniagua participó en la mesa de confluencias denominada: ‘Desarrollo del territorio y la comunidad, cómo implicamos a la ciudadanía para la transformación de los territorios’, junto a Joaquín Corcobado, Subdirector de Asuntos Sociales de la Federación Española de Municipios y Provincias, Federico Fernández, Secretario General de la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía y contó con la coordinación de Lourdes Menacho, educadora social y experta en desarrollo local.

Este espacio del VII Congreso trataba de buscar respuestas a las siguientes cuestiones; cómo se implica a la ciudadanía en el desarrollo y en la transformación de los territorios, cómo se identifican las dificultades y obstáculos internos y externos que nos encontramos para desarrollar estos procesos, qué relación podemos establecer entre la educación social, el desarrollo y la transformación de los territorios y cómo podemos fomentar la participación activa de la ciudadanía.

Metodología LEADER

El Director-Gerente expuso el trabajo que viene desarrollando el Colectivo Tierra de Campos en la Comarca desde 1991, haciendo especial hincapié en la metodología LEADER, un enfoque donde el Grupo de Acción Local (GAL), de forma territorializada y descentralizada, es el responsable y encargado de elaborar y gestionar la estrategia de desarrollo local diseñada para el ámbito territorial donde está implantado. Proponiendo procedimientos de intervención que contribuyen a favorecer el reequilibrio en el territorio, de manera que se preste especial atención en desarrollar los lugares, servicios, comunidades y colectivos sociales más desfavorecidos.

Una de las especificidades de esta metodología es el enfoque ascendente, esto significa que en todas las fases del programa las búsquedas de soluciones y las decisiones parten desde abajo hacia arriba. Trata de implicar a los agentes locales, teniendo en cuenta al mismo tiempo las realidades propias de cada territorio, con el fin de fomentar la participación de la población.

Para Paniagua, uno de los retos a los que se debe enfrentar con más urgencia el medio rural “es la puesta en marcha de procesos de gobernanza local, que se vean fortalecidos por la transparencia, la cogestión, la codecisión y la participación de la ciudadanía en todos aquellos asuntos que le afectan. Este elemento es clave para fortalecer el desarrollo territorial”.